29 jun. 2013

POESÍAS DE "LA ESTIRIA": .BAUDELAIRE / .LA NADA LLENA DE TODO / .EL REFLEJO


  • BAUDELAIRE.-
     
  • Todavía me queda la palabra “todavía”./ 
    Todavía no he dicho lo que sentía./ 
    Todavía queda la esencia/ de las flores enfermizas,/ 
    de beldades e inocencias,/ de escritos subversivos,/ 
    de “Fa sostenido grave” en Nôtre Dame,/ 
    y de manos que huelen a estrellas./ 
    Todavía me queda “el Dios dirá”./ 
    Todavía no he anclado en ningún lugar./ 
    Todavía quedan las esfinges/ de tierras ignotas./ 
    Todavía queda el taciturno/ lejano de cobre./ 
    Todavía queda ese mar de cenizas/ 
    tedioso, indolente, cadencioso, inocente,/ 
    tras la hoguera de la Vanidad./ 
    Todavía queda ese reloj crepuscular/ 
    que nos hace desear la huida del mundo trivial./ 
    Todavía nos queda la muerte…,/ conclusión final/ 
    de esta obra superflua./
     



  • LA NADA LLENA DE TODO.-

  • No había nada./ Nada./ Sólo quietud./ 
    Indiferencia, ausencia de estímulo, lasitud…/ 
    Los ojos estaban ciegos,/ los oídos extranjeros/ 
    y mis manos no esperaban/ ni milagros ni remedios./ 
    No había nada./ Nada./ Sólo quietud./ 
    Atonía del instante absoluto:/ 
    “Serás amada… mientras dure el deseo y la juventud”./
     




  • EL REFLEJO.-
     
  • Vengo de un funeral,/ y no es el mío…, 
    todavía./ 
    Vengo del funeral de mi amigo Olvido,/ 
    que llegó a olvidarse de sí mismo./ 
    Quedo como pingüino sin bufanda,/ 
    que sin estilo anda,/ 
    y que se ríe de sí mismo/ 
    frente al espejo del olvido./ 
    Y sintiéndome verdugo,/ y no juez de paz,/ 
    condeno con el dedo anular/ 
    a la imagen reflejada en el cristal./ 
    “De tu nada…yo,/ de mi nada…tú,/ 
    y -el nosotros- es él,/ vosotros siempre,/ 
    y el día, en que me diluya,/ 
    seguirá siendo -aún-.”/