7 dic. 2013

Poesías seleccionadas de la obra poética LA ESTIRIA. Por Javier C. Borrego Aparicio


    FRONTERAS.-

Si rompiésemos el silencio...
Si los idiomas no fuesen barreras...
Si las fronteras sólo fuesen tus besos...
Si rompiésemos el silencio...
lleno de palabras calladas
y silentes pensamientos.
Si doblegásemos al Tiempo...
Si rompiésemos el silencio... 

Si los idiomas no fuesen barreras...
Si las fronteras sólo fuesen tus besos...



EL INSTANTE.- 

Contemplé la escena en silencio.
Un silencio de palabras ahogadas
y caricias enmarañadas.
Contemplé la escena con inquietud.
Inquietud nacida por la incomprensión
de la existencia y su porqué.

Y, aún así,
deseaba, cosa extraña,
que todo fuese -para siempre-
como era en ese mismo instante,
aunque el viento silbase
con infinito indolente.

¿Fue en aquel instante…
cuando comprendí que la Culpa
es la madre del castigo?
¿Fue en ese mismo momento…
cuando no pude evitar que la altura
empequeñeciera mis sentidos?

¿Fue en aquel instante…
cuando sentí que en mi cabeza
crecía sin mi permiso
el miedo
como rumor ajeno,
como grito insolente?

Y ese miedo no era más que… la Vida.
¡La Vida y su percepción!.
Y, la primera vez que se siente,
dan ganas de correr y no mirar atrás.

Y ese miedo no era más que… la Vida.
Creada por las manos de un alquimista
que contempla imágenes eternas,
como El Bosco en el jardín de sus delicias.

Y ese vaivén sinuoso y delirante del Azar,
que me acaricia,
no es más que la búsqueda
necesaria e incierta
para sentir el misterio del “Ahora”,
de los años maduros.



  • BAUDELAIRE.-

     
  • Todavía me queda la palabra “todavía”.
    Todavía no he dicho lo que sentía.
    Todavía queda la esencia
    de las flores enfermizas,
    de beldades e inocencias,
    de escritos subversivos,
    de “Fa sostenido grave” en Nôtre Dame,
    y de manos que huelen a estrellas.
    Todavía me queda “el Dios dirá”.
    Todavía no he anclado en ningún lugar.
    Todavía quedan las esfinges 
    de tierras ignotas.
    Todavía queda el taciturno
    lejano de cobre.
    Todavía queda ese mar de cenizas
    tedioso, indolente, cadencioso, inocente,
    tras la hoguera de la Vanidad.
    Todavía queda ese reloj crepuscular
    que nos hace desear la huida del mundo trivial.
    Todavía nos queda la muerte…,
    conclusión final
    de esta obra superflua.
     


  • LA NADA LLENA DE TODO.-

  • No había nada.
    Nada.
    Sólo quietud.
    Indiferencia, ausencia de estímulo, lasitud…
    Los ojos estaban ciegos,
    los oídos extranjeros
    y mis manos no esperaban
     ni milagros ni remedios.
    No había nada. 
    Nada. 
    Sólo quietud.
    Atonía del instante absoluto:
    “Serás amada… mientras dure el deseo y la juventud”./
     


  • EL REFLEJO.-

     
  • Vengo de un funeral,
    y no es el mío…, todavía.
    Vengo del funeral de mi amigo Olvido,
    que llegó a olvidarse de sí mismo.
    Quedo como pingüino sin bufanda,
    que sin estilo anda,
    y que se ríe de sí mismo
    frente al espejo del olvido.
    Y sintiéndome verdugo, 
    y no juez de paz,
    condeno con el dedo anular
    a la imagen reflejada en el cristal.
    “De tu nada…yo, 
    de mi nada…tú,
    y -el nosotros- es él, 
    vosotros siempre,
    y el día, en que me diluya,
    seguirá siendo -aún-.”

     

18 sept. 2013

"TOCADO PERO NO HUNDIDO" / "TENUE LUZ" / "EN LA ESTIRIA" . POR JAVIER C. BORREGO APARICIO

Poemas seleccionados de la obra "LA ESTIRIA"(EDITORIAL CÍRCULO ROJO. ENERO 2011).-



TOCADO, PERO NO HUNDIDO.-


El teléfono sufre de mudez,
el cielo hace oídos sordos
y mi suerte es tan esquiva
que me siento trapecista a punto de traspié.


Tocado, pero no hundido.
Ilusionista sin ilusión
Como nómada en este sedentarismo sentimental
buscando cobijo.


Mintiendo por ser sincero.
Pues, la sinceridad ¿qué me ofreció?.
Y juego a ser prestidigitador
de la desmemoria y del olvido.


Tocado, pero no hundido.
Ilusionista sin ilusión.
Como nómada en este sedentarismo sentimental
buscando cobijo.


Lanzo los dados, al azar y a la suerte,
quedan suspendidos en el aire
y, de súbito, se precipitan
por inercia al oleaje del Destino.


Salen dos uno.
Nunca sentí tanta soledad en un suspiro.
De nuevo... ¡Perdido!.
Tocado, pero no hundido.
.-.-.-


Ésta es la poesía "TOCADO PERO NO HUNDIDO", traducida e interpretada al alemán por Martina Schrempf.


Getroffen, aber nicht versenkt.-


Das Telefon schweigt still.
Der Himmel will nicht hören.
Mein Glück ist so schwankend,
dass ich mich wie ein Seiltänzer fühle, kurz vor dem Stolpern.


Getroffen, aber nicht versenkt.
Illusionist ohne Illusion.
Wie ein Nomade, gefangen im Stillstand der Gefühle,
auf der Suche nach Schutz.


Lügen um ehrlich zu sein.
Denn die Ehrlichkeit, was hat sie mir geboten?
So bin ich Taschenspieler
der Vergesslichkeit und des Vergessens.


Getroffen, aber nicht versenkt.
Illusionist ohne Illusion.
Wie ein Nomade, gefangen im Stillstand der Gefühle,
auf der Suche nach Schutz.


Ich werfe die Würfel, dem Zufall und Glück überlassen.
Sie erstarren in der Luft
und plötzlich, stürzen sie
auf den Tisch des Verrats hinab.


Es erscheinen zwei Einser.
Noch nie fühlte ich so große Einsamkeit in einem Augenblick
Schon wieder… Verloren!
Getroffen, aber nicht versenkt.
.-.-.-




TENUE LUZ.-

La luz es tenue,
muy lejos de ser cálida
y, por supuesto, no ilumina.

La luz es débil.
Esta luz… es ventana opaca
hacia oscuras bauxitas.
.-.-.


Ésta es la poesía "TENUE LUZ", traducida e interpretada al alemán por Martina Schrempf.


SCHWACHES LICHT .-


Das Licht ist schwach,
weit weg davon behaglich zu sein
und zweifelsohne, erhellt es nicht.

Das Licht ist kraftlos.
Dieses Licht… gleicht einem opaken Fenster
entgegen dunkler Bauxite.
.-.-.





EN LA ESTIRIA.-

Ausencia triste,
voz callada,
ojos cerrados,
memoria abierta de par en par.

Después de la espera
nace el Olvido.
Después de la Nada
sólo queda un suspiro
de alivio,
de vereda estrecha,
de huellas que no avanzan,
de timidez cansada.

Después dela pausa,
quizás...,
llegue la respuesta esperada:
“Hacia donde tú quieras, amor”.

Y, cuando me siento triste,
me abandono en los recuerdos.
Pero, ahora...,
es hora de seguir otro camino.

.-.-.-

http://editorialcirculorojo.com/publicaciones/círculo-rojo-poesía/la-estiria/